domingo, 1 de enero de 2012

En ocasiones me pregunto por qué mis pensamientos son tan reales e intensos por la mañana,
por qué mi alma vuela y mi pesado cuerpo se queda en tierra con toda la tristeza y el cansancio tirando de él e impidiéndole flotar.

En ocasiones me pregunto por qué mi espíritu decae y se adormece por las tardes,
por qué mis pensamientos son tan torpes y faltos de imaginación, es como si el pesar y el cansancio de mi cuerpo le ganasen la partida a mi alma y la encadenase en tierra con él, volviéndola fría y gris, cortándole las alas.

En ocasiones me pregunto que ocurre en las noches, que rompen los grilletes que mi cuerpo impone a mi alma por las tardes, y hace que esta sea tan liviana por las mañanas.

En ocasiones despierto a media noche y veo a mi alma, con el aspecto de un chaval despreocupado de nueve años, recostado en un árbol en el césped recordando, sonriendo al recordar su sonrisa, y entonces lo entiendo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario